Saltar al contenido

Tendinitis en la mano y muñeca

Un tipo de tendinitis muy habitual es la que aparece en la mano y más concretamente en los tendones de la muñeca.

tendinitis muñeca

Causas tendinitis mano

Las causas de este tipo de tendinitis al igual que en otros casos es el uso repetitivo de la articulación, normalmente por desarrollar una actividad repetitiva bien en el ámbito laboral o muy habitualmente debido a gestos realizados durante una práctica deportiva. Las posibles causas de la tendinitis pueden ser.

  • Movimientos repetitivos de la muñeca..
  • Golpes en la zona de la muñeca
  • Uso del ratón o teclado del ordenador con malas posturas
  • Sobrecarga muscular.
  • Artritis reumatoide.
  • Cargar con pesos durante mucho tiempo

En otras ocasiones la tendinitis aparece  debido al denominado Síndrome de Quervain. En este caso el dolor aparece del lado del pulgar a causa de un estrechamiento del túnel por donde discurren los tendones debido a que los tejidos alrededor de este túnel se engrosan. Este síndrome es relativamente habitual después de dar a luz. Estudios recientes lo atribuyen a cambios hormonales en las mujeres.

Sintomas tendinitis de mano

Los síntomas de una tendinitis en la mano o muñeca son similares a los de una tendinitis en cualquier otro lugar como el tobillo. Estos son:

  • Inflamación, enrojecimiento y sensación de calor en la zona afectada
  • Hormigueo y sensación de tener la mano dormida
  • Dolor al mover la articulación
  • Dolor al tocar el tendón, sensación de rigidez que disminuye con el uso

Tratamiento tendinitis mano

Lo primero una vez diagnosticada la lesión es dejar de realizar la actividad lesiva o en caso de ser por un motivo laboral, cambiar la ergonomía del puesto de trabajo, por ejemplo cambiando a una silla con reposabrazos a diferente altura o usando almohadillas para apoyar la muñeca al usar el ratón o el teclado del ordenador.

A partir de ahí el tratamiento debe actuar en varios frentes dependiendo de la gravedad. Lo primero será administrar antiinflamatorios por vía oral, como ibuprofeno, así como aplicar frío en la zona con hielo durante no más de 10 minutos. Si con esto no es suficiente será necesario inmovilizar la articulación mediante escayolas o una férula, e inyectar corticoides para reducir la inflamación. No suele ser necesario el uso de cirugía en estos casos, pero no se descarta en casos graves.

Una visita al fisioterapeuta en caso de sufrir una tendinitis siempre es aconsejable. Mediante el uso de masajes o en casos más graves ultrasonidos, o técnicas EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular) podrá ayudar a relajar la tensión en el tendón para que a partir de ese momento pueda comenzar su proceso de regeneración.