Saltar al contenido

Tendinitis de tobillo

La tendinitis de tobillo es una lesión o inflamación en los tendones peroneos, ubicados en torno al tobillo. El peroné es uno de los dos huesos que une la rodilla con la pierna. Los tendones, son los encargados de permitirle al hueso flexionarse de manera adecuada por medio de la fuerza muscular. Por lo tanto, los tendones afectados en caso de sufrir una tendinitis de tobillo, serán principalmente los tendones peroneos, sin embargo, los tendones tibial y el tendón de Aquiles, ubicados a lo largo de la pierna baja y encargados además de articular hasta los dedos del pie, podrían inflamarse también.

tendinitis tobillo

Esta inflamación se da mayormente en los deportistas porque usan excesivamente las articulaciones. El fútbol, beisbol, tenis y baloncesto son algunos de los deportes que pueden causar la tendinitis de tobillo, aunque sobretodo es común en corredores ya que ejercen mucha fuerza en los tendones laterales. Es importante resaltar que si los análisis arrojan no solo una inflamación sino un engrosamiento del tendón, estaríamos hablando de una tendinosis el cual es un proceso más invasivo y degenerativo. Una diferencia clara entre ambas, es que la tendinitis generalmente es una lesión reciente, al contrario de la tendinosis que suele llevar un tiempo considerable afectando al paciente.

 

 

Causas de la Tendinitis de Tobillo

A continuación mencionaremos las causas más frecuentes que provocan la tendinitis de tobillo:

  • Errores de entrenamiento, suelo e implementos inadecuados.
  • Esguince de tobillo
  • Las actividades deportivas en exceso
  • Ejercicios nuevos
  • Mala hidratación o falta de potasio (se recomienda beber suficiente agua)
  • Calzado inapropiado
  • Posturas del cuerpo incorrectas o defectos de desviación en las piernas (piernas en forma de arco o piernas en forma de X)
  • Incrementos muy rápidos del entrenamiento
  • Pequeñas rupturas tendinosas que finalmente se convierten en una lesión más grave
  • Las personas que tienen “pie plano” son más propensas a sufrir tendinitis de tobillo
  • La edad. La vejez provoca que los tendones se vuelvan más rígidos y vayan perdiendo elasticidad con el transcurrir de los años
  • Sobrepeso

Síntomas de la Tendinitis de Tobillo

Los síntomas son básicamente dolor, en la zona afectada según sea el tendón en el tobillo o pie. Este dolor puede aumentar al final de cada movimiento. Además la tendinitis de tobillo causa molestias y debilidad cuando se intenta girar el tobillo o el pie. Es común que los pacientes que padecen una lesión en los tendones peroneos, no puedan afincar por completo el pie por lo que “cojean”. La sensibilidad en la zona disminuye, y en algunos casos aparece ardor. Cuando la causa de la tendinitis está dada por un esguince de tobillo, el área seguramente tendrá un moretón. También puede incrementar la temperatura de la zona afectada.

Tratamiento de la Tendinitis de Tobillo

Existen diversas soluciones para tratar la tendinitis de tobillo, por supuesto, lo primero es intentar disminuir el dolor o inflamación. Si el paciente presenta mucho dolor es recomendable usar una férula por un par de semanas, si por el contrario el dolor no es intenso necesitará una tobillera. Los fisioterapeutas usan algunas técnicas como la estimulación eléctrica o el ultrasonido porque tienen resultados positivos para reducir la inflamación y el dolor. Colocar hielo envuelto en un pañuelo en el tobillo durante 15-20 minutos, también es útil al momento de disminuir la inflamación de los tendones. Los tendones son superficiales, por lo tanto la aplicación de masajes es efectiva. Para facilitar la recuperación se pueden incluir masajes en casa, un par de veces al día.

Se recomienda mantener reposo (no caminar ni estar de pie por mucho tiempo), hasta que el dolor se haya reducido. La desaparición del dolor tarda algunas semanas. Al empezar con las actividades cotidianas se debe tomar en cuenta los efectos de dolor, significa que se debe hacer lentamente. Usar plantillas es de gran utilidad para las personas que tienen talón inclinado hacia adentro. Cuando asistas al médico debes llegar a un acuerdo sobre el entrenamiento, ya que hay varios que contribuyen a fortalecer los tendones peroneos. Además el uso de zapatos con un soporte adecuado puede evitar este tipo de lesiones.

Se debe planear un plan fisioterapéutico y médico, que evite que se repitan las lesiones. Las inyecciones de plasma (plaquetas), es una de las opciones más apostada por los especialistas en la actualidad, ya que estas son capaces de regenerar  las lesiones. Por el contrario se debe ser sumamente cuidadoso con las inyecciones de cortisona porque a pesar de que pueden ser eficientes, generalmente debilitan el tendón, ocasionando una lesión más grave.

Recuperación de la Tendinitis de Tobillo

El proceso de recuperación de la tendinitis de tobillo es lenta, incluso hasta un año para que sane completamente. Este es el tiempo prudente que el médico y fisioterapeuta consideran (en caso de no que la lesión no sea de gravedad) antes de sugerir una cirugía. La mayoría de los pacientes que no presentan lesiones importantes obtienen resultados exitosos sin necesidad de recurrir a la cirugía. Los medicamentos antiinflamatorios siempre van combinados con las terapias para poder desinflamar en menor tiempo los tendones.

En caso de que ninguno de los tratamientos antes mencionados funcione, el médico especialista tomará la decisión de realizar una intervención quirúrgica, que consistirá en reparar el tendón o los tendones, según sea el caso. Generalmente, los pacientes sanan completamente estas lesiones, pero se debe tomar en consideración que es un proceso lento. Al realizar una cirugía es vital el reposo absoluto, es decir, no se podrán afincar los pies al menos durante seis u ocho semanas. Al transcurrir este periodo de tiempo el médico cirujano recomendará que el fisioterapeuta comience con los ejercicios de rehabilitación para fortalecer nuevamente los tendones.

Finalmente es importante que antes de empezar cualquier actividad física nueva, o al retomar luego de un tiempo sin realizarla se aplique una evaluación médica, para de estar forma conocer la condiciones  de salud física del paciente y poder recomendar adecuado plan de entrenamiento. El adecuado calentamiento antes de practicar cualquier deporte también es fundamental para evitar lesiones o tendinitis de tobillo.