Saltar al contenido

Tendinitis de hombro

La tendinitis en el hombro, es una inflamación o irritación de los tendones, es una de las tendinitis más frecuentes. Se le conoce también como tendinitis del manguito rotador. El manguito de los rotadores es el grupo de músculos y tendones que le dan firmeza al hombro. Los músculos afectados que forman parte del manguito de los rotadores son el infraespinoso, supraespinoso, subercapular y redondo menor, además de la parte larga del bíceps braquial. Esta lesión puede ser realmente dolorosa, hasta el punto de impedir que el paciente realice las actividades de su vida diaria con normalidad.

tendinitis hombro

El hombro permite al brazo gran cantidad de movimiento y está compuesto de diversas estructuras, por lo tanto es propenso a muchas lesiones. El músculo más vulnerable del manguito rotador es el supraespinoso, por su anatomía. Afecta principalmente a deportistas jóvenes y personas de edad media que realicen actividades donde tengan que elevar los brazos por encima del hombro, como nadadores, beisbolistas, tenistas o trabajadores de construcción.

Causas de la tendinitis en el hombro

Las causas de la tendinitis en el hombro son muy variadas, incluso aparece sin una posible causa especifica. Se puede decir que un grupo de factores que ocurren a lo largo de nuestra vida desencadenan una lesión como la tendinitis. A continuación mencionamos las más frecuentes:

  • Una lesión previa
  • Movimientos repetidos o sobrecarga en el hombre
  • El mal flujo sanguíneo puede generar la inflamación de los tendones, ocasionado por estrés o una dieta poco saludable (Carnes rojas, lácteos, dulces, grasa, embutidos)
  • Mala postura. Esto trae como consecuencia la disminución del espacio subacromial, por lo tanto el tendón supraespinoso se ve afectado, produciendo una lesión o ruptura
  • Envejecimiento, ya que los tendones y las articulaciones van perdiendo su elasticidad con el pasar de los años (40 años en adelante)
  • Artrosis o degeneración articular
  • Deshidratación
  • Lesiones en otra zona que se relacione directamente con el hombro como por ejemplo la columna
  • Pequeñas lesiones acumuladas con el tiempo
  • El roce de alguno de los tendones con otra estructura del hombro. Este factor puede ser genético o hereditario
  • Malos movimientos

También existen causas menos comunes de la tendinitis en el hombro relacionada con actividades del hogar, como cargar objetos pesados, malas posturas o movimientos en los que se aplica una fuerza superior en los hombros o caídas.

Síntomas de la tendinitis en el hombro

La tendinitis en el hombro generalmente causa fuertes dolores e inflamación. El dolor se evidencia cuando eleva el brazo, además de inflexibilidad. También es común que duela al bajar el brazo. Los primeros síntomas suelen ser leves, por ende los pacientes no buscan ayuda médica en esta etapa. Estos síntomas son:

  • Dolor leve que se evidencia durante cualquier actividad y en reposo
  • Dolor al tacto
  • Molestias y dolor leve en las noches
  • Debilidad, falta de fuerza
  • Dificultad para desenvolverse en la vida cotidiana, como bañarse, peinarse o colocar un objeto en alto
  • Dolor para al realizar estiramientos
  • Dolor al dormir del lado del brazo afectado

El dolor se agrava conforme pasa el tiempo, hasta convertirse en insoportable y llevar al brazo a la inutilización. En el caso de los deportistas puede que el dolor no sea tan fuerte durante el calentamiento, pero después de este el dolor empezará a ser cada vez más fuerte.

Tratamiento para la tendinitis en el hombro

Es importante acudir a un especialista ya que como mencionamos anteriormente, pueden ser varios los músculos y el tratamiento dependerá de la causa de la lesión y de la zona afectada específicamente. La mayoría de los casos se sanan sin necesidad de una cirugía. Se debe tomar en cuenta que el tratamiento puede tomar meses en ser exitoso, se debe tener paciencia ya que es una recuperación lenta.

  • Reposo: El especialista suele sugerir que se eviten actividades que impliquen elevar el brazo por encima de la cabeza (evitar ejercicios y deportes).
  • Tratamiento frío-calor: Para el frío se debe colocar hielo envuelto en un pañuelo en la zona afectada durante 15-25 minutos entre tres y cinco veces al día. Para el caliente una botella con agua caliente hasta donde la piel soporte sobre la zona afectada por el mismo tiempo y la misma cantidad de veces por día.
  • Antiinflamatorios: El ibuprofeno y el naproxen son los medicamentos indicados para aliviar el dolor y reducir la inflación.
  • Terapia: El fisioterapeuta implementará una serie de rutinas que ayuden al hombro a retomar su movimiento normal (electroterapia, ultrasonido). Los ejercicios de calentamiento son muy útiles.
  • Ejercicios: Ejercicios pendulares, ejercicios de movilidad articular, ejercicios para reprogramar el manguito de los rotadores, estiramientos de hombro, ejercicio neurodinámico para aliviar el dolor, entre otros, que estarán determinados por el especialista.
  • Inyecciones de corticoesteroides: Si los tratamientos anteriores no funcionan, las inyecciones de corticoesteroides pueden ser una buena opción. Tomando en cuenta que estas debilitan los tendones, por lo tanto se debe hacer uso consciente de ellas.

Si los tratamientos no quirúrgicos no tienen éxito el médico evaluará la posibilidad de una cirugía. Después de la cirugía se recomienda colocar un yeso para facilitar la cicatrización mediante la inmovilización del brazo. Junto con un fisioterapeuta deberá planear ejercicios para recuperar el movimiento normal del brazo. Es importante recordar que la recuperación de estos procesos es lenta y varía en cada persona, podría tardar entre dos meses y un año la sanación absoluta de la tendinitis en el hombro.

Como observamos en este artículo la tendinitis es una lesión que requiere de tiempo y que incluye muchas limitaciones. Por lo tanto, te dejamos algunos consejos para prevenirla:

  • Calentamientos adecuados antes de cada actividad física.
  • Ejercicios que fortalezcan los músculos, especialmente del manguito de rotadores.
  • No dar más de lo que podemos, en cuanto a deportes o levantamiento de peso.
  • No sobrecargar los hombros con demasiado entrenamiento y tomar descansos adecuados.
  • Asistir a un especialista lo antes posible en caso de presentar alguno de los síntomas ya que un tratamiento a tiempo puede evitar que la lesión se convierta en crónica, así como la intervención quirúrgica.