Saltar al contenido

Remedios caseros para la Tendinitis

25/05/2018
remedios tendinitis

Las tendinitis son inflamaciones de los tendones. Cuando se presenta esta situación aparece dolor, aumento de volumen e hinchazón y la zona puede ponerse roja y caliente. Muchas veces ceden con remedios caseros para la tendinitis.

remedios tendinitis

Los tendones son los elementos anatómicos que conectan los músculos y los huesos y pueden inflamarse en cualquier parte del cuerpo, pero lo más frecuente es que suceda en el talón, las rodillas y las articulaciones del miembro superior.

Algunos remedios caseros para la tendinitis:

Las tendinitis son consecuencia de estiramientos bruscos, torceduras o sobrecarga excesiva de alguna articulación. Esta sobrecarga puede ser puntual, por ejemplo, al trasladar un peso excesivo, o un traumatismo repetido, como puede ser usar un martillo de manera prolongada.

Conocemos de oídas los tratamientos que dicta la tradición y que se pueden aplicar en casa, pudiendo dar buenos resultados. Aquí te presentamos varios.

  • Calor y frío local

El frío puede lograr que la inflamación y el dolor disminuyan en poco tiempo, a veces en algunas horas. Es conveniente alternarlo con calor, que a su vez relaja los músculos de la zona, con lo que también contribuye a que ceda el dolor. Se puede alternar compresas frías y calientes por lapsos de una hora varias veces al día.

  • Masajes con alcohol de romero

Colocando 25 gramos de hojas de romero seco en 250 mililitros de alcohol y guardándolo todo en una botella de vidrio opaco, tendremos una loción para cualquier momento en que se necesite. El efecto rubefaciente del alcohol activa la circulación local ayudando a desalojar toxinas de la zona de la lesión. El romero tiene conocidas propiedades antiinflamatorias con lo que ceden la hinchazón y el dolor.

  • Aloe vera

Esta planta tiene muchas propiedades medicinales: es regeneradora y funciona como antiinflamatorio. Se prepara tomando dos o tres hojas grandes, a las que se elimina la piel para extraer el núcleo blando y cristalino. A esta sustancia entonces se añade algo se agua tibia para formar una pomada suave. Se guarda en un frasco en la nevera y se aplica tres o cuatro veces al día en el área afectada.

  • Inmovilización y estiramientos

El tendón afectado debe ponerse en reposo pues las continuas flexiones a que se somete cuando el miembro afectado se está moviendo incrementan la inflamación y con ello el dolor. Por ello, se debe inmovilizar la parte afectada bien sea con una férula o un cabestrillo. Este recurso además tiene la virtud de acelerar la curación. Es conveniente retirar la inmovilización dos o tres veces al día para realizar estiramientos con delicadeza y precaución, lentamente, a fin de que el tendón mantenga su flexibilidad.

  •  Alimentos que desinflaman

La piña y la papaya contienen sustancias que son capaces de desinflamar los tejidos blandos. Puede ser conveniente consumirlas con frecuencia en los días en que la tendinitis se está resolviendo.

Estos remedios caseros para la tendinitis son económicos, suelen dar resultado y los tenemos casi todos en casa. Sin embargo, si no se observa mejoría pronto se debe buscar consejo médico.