Saltar al contenido

Medicamentos para la Tendinitis

08/06/2018

Los medicamentos para la tendinitis son tan variados como sus tipos. La tendinitis es una inflamación o irritación en los tendones (fibras que unen los músculos con los huesos) que puede afectar cualquier parte del cuerpo, principalmente las articulaciones, las más comunes son la tendinitis en el hombro, tendinitis en la mano, tendinitis rotuliana y tendinitis en el tobillo. Estas lesiones tienen un alto porcentaje de reincidencia, luego de producirse. El termino tendinitis suele confundirse con tendinosis, pero esta última representa un proceso degenerativo del tendón.

Comúnmente se da por una sobrecarga en los músculos. Es por ello, que los más vulnerables a estas lesiones son los deportistas. El fútbol, beisbol, tenis, rugby, natación y baloncesto son algunos de los deportes más relacionados con estas lesiones.  Sin embargo, las causas son muchas, entre ellas el envejecimiento, los tendones van perdiendo elasticidad con el transcurrir de los años. Las enfermedades como la diabetes y la artritis, o lesiones previas como esguinces también son causantes de tendinitis. Una mala postura o el uso de calzado inapropiado afectan a adultos jóvenes.

 

Para una pronta recuperación se deben detectar a tiempo los síntomas de la tendinitis que implica dolores, su intensidad va a depender de qué tan avanzada esté la lesión, en algunos casos ardor del tendón inflamado. Aunque es importante acudir al médico para evitar agravamientos y recibir indicaciones sobre los medicamentos para la tendinitis, casi todo el tratamiento lo puedes llevar desde casa.

Medicamentos y tratamientos para la Tendinitis

Existen distintos medicamentos y tratamientos para la tendinitis. El objetivo de estos medicamentos es aliviar el dolor y la inflamación que se genera en el área afectada. La principal recomendación por parte de los especialistas tiene que ver con el reposo para que el tendón afectado no realice esfuerzos y pueda recuperarse. Si el dolor es muy fuerte y el medico determina que la tendinitis es grave puede inmovilizar el área para asegurarse de que el reposo sea absoluto. También hay tratamientos caseros como aplicar calor y frio en la zona afectada, en el caso del frio se hará con compresas de hielo, en el caso del calor se aplicará con una botella de agua caliente. Ambas prácticas deben realizarse entre tres y cinco veces al día por 15 o 25 minutos.

El método RICE por sus siglas en inglés (reposo, hielo, compresión y elevación), es usado para distintas lesiones. Si presentas tendinitis este método en casa ayudará a reducir la tendinitis, la compresión se refiere a que uses vendaje en la zona afectada después de aplicar el frio, y elevación (sobretodo en el caso de tendinitis en las piernas), puedes lograrlo colocando varias almohadas, luego monta el pie encima de ellas y guarda reposo. Debes ser constante, recuerda que la recuperación de la tendinitis es bastante lenta, aunque se cumplan los tratamientos puede tardar mucho.

El reposo y los tratamientos en casa deben estar combinados con medicamentos para la tendinitis que el médico especialista recomendará. Estos medicamentos son antiinflamatorios no esteroideos, los más usados para estas lesiones son el ácido acetilsalicílico, conocido como “aspirina”, naproxeno, ibuprofeno o ketoprofeno. El especialista determinará cual es el más indicado para su caso, tomando en cuenta otros factores como la edad. Estos fármacos pueden generar efectos secundarios como sensibilidad gástrica, mareos, inflamación del hígado y nauseas. Si presenta alguno de esos síntomas durante el tratamiento consulte a su médico. Cabe destacar que es poco probable que se presenten este tipo de efectos ya que el tratamiento dura apenas un par de semanas. Se consiguen fácilmente, no requieren de un récipe médico para adquirirlos.

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son los medicamentos para la tendinitis y otras enfermedades más usados para aliviar el dolor y reducir la inflamación en cualquier parte del cuerpo. Cualquier adulto puede tomar estos fármacos sin ningún tipo de complicaciones, sin embargo, debe estar prevenido y consultar al médico en caso de presentar algún efecto secundario de los mencionados. Aunque se pueden comprar sin récipe, es recomendable consultar un especialista antes de empezar a tomar un medicamento. Estudios aseguran que todos los antiinflamatorios no esteroideos son igual de seguros y cumplen la misma función. Si está embaraza consulte a su médico antes de tomarlos.

En la mayoría de los casos el médico envía al paciente a un fisioterapeuta para aplicar terapias que contribuyan al fortalecimiento de los músculos y tendones, de esta forma se evitan futuras lesiones. A continuación mencionaremos algunas terapias que puedes realizar con la guía de un fisioterapeuta y en casa para mejorar las lesiones causadas por tendinitis:

  • Ejercicio de calentamiento
  • Estiramientos
  • Masajes musculares
  • Hidroterapia (luego de que haya pasado el dolor, es importante fortalecer los músculos)
  • Ejercicios de fortalecimiento
  • Ultrasonido (genera calor intenso que ayuda a aliviar el dolor)
  • Ponerse de puntillas (en caso de ser tendinitis en las piernas)
  • Cambiar la rutina (en caso de que la causa sea una sobrecarga)

Algunos casos ameritan el uso de inyecciones de plasma, las cuales están siendo muy utilizadas en la actualidad por su capacidad para generar tejido nuevo. Las inyecciones de corticoesteroides son una excelente opción en caso de que los tratamientos y medicamentos para la tendinitis no tengan éxito. A pesar de que estas inyecciones ayudan a reducir la inflamación rápidamente, se debe tomar en consideración que su uso puede debilitar los tendones y hacer que se rompan. Por lo tanto, no se recomienda aplicar muchas inyecciones en la misma zona.

Normalmente la tendinitis se sana con reposo y analgésicos, es decir, que no se requiere de ningún tipo de cirugías. Sin embargo, si no se acude al médico a tiempo o la lesión es grave, necesitará de una intervención quirúrgica para limpiar la zona afectada retirando el tejido inflamado. En caso de realizar la cirugía, igualmente necesitarás de un plan de ejercicios y terapias para una correcta recuperación. Cada persona debe ser partícipe de su salud. Investigue lo más que pueda sobre la afección que presenta y como llevar un tratamiento adecuado. Así podrá decidir sobre qué tratamiento es mejor, entre las opciones.